El arte audiovisual del Vjing

El arte audiovisual del Vjing

Todo empezó en 1976, cuando Hurrah, un club nocturno en la ciudad de Nueva York, abrió sus puertas. 

Este lugar no sólo fue el primero en presentar música Punk, New Wave e Industrial en la ciudad, sino que además, fue el pionero en mostrar vídeos musicales dentro del lugar, ubicando monitores alrededor de todo el club. 

En mayo de 1980, el artista visual Merril Aldighieri fue invitado a presentar una película en este club nocturno. El artista hizo una video-instalación para presentar la película, y creó varios visuales alrededor del club, para utilizarlos en tiempo real, junto con la música del DJ. Así, se creó, por primera vez, el concepto de VJ en el mundo artístico. 

A partir de ese entonces, se conoce como VJ a aquel que crea un conjunto de imágenes visuales, en tiempo real, sincronizado con música, generalmente mezclada por un DJ, y presentado a una audiencia. A esta labor se le llama el VJing, pues es la manipulación de visuales, en contraposición al DJing, que es la mezcla de fragmentos de audio. El VJing también se puede acompañar de bailarines.

Hurrah funcionó entre 1976 y 1980, y fue una alternativa para los video-artistas que no tenían otro lugar donde mostrar sus piezas.

A finales de los años 70, agrupaciones musicales como Cabaret Voltaire utilizaron equipos de edición de video, un poco obsoletos para nuestra época, con el fin de crear collages de sus imágenes y mostrarlos junto con su música.

A comienzos de los años 90, se crea el colectivo Hex, un grupo de VJs, provenientes de Londres, que incursionaron en la mezcla audiovisual. De hecho, podemos considerarlos como los precursores del arte del VJing. 

 El colectivo, conformado antiguamente por el dúo de DJs Coldcut y dos artistas más, utilizaban computadoras que permitían las mezclas audiovisuales en vivo, junto con las presentaciones de audio, generadas por estas mismas computadoras. 

A mediados de los años 90, el dúo Hexstatic, conformado por Stuart Warren Hill y Robin Brunson, colaboró con la agrupación Coldcut para producir el premiado Natural Rhythms Trilogy que se publicó originalmente en formato VHS en 1997, con la colaboración de Greenpeace, quien les entregó las tomas de la fauna.

El dúo Hexstatic también ha creado diferentes productos multimedia. De hecho, en el año 2014, este dúo lanzó al mercado el primer álbum musical visual en 3D del mundo, titulado Holotronica, con un efecto holográfico en 3D que ellos mismos inventaron.

En la actualidad, existen diferentes festivales de VJing. Uno de ellos es el LPM, creado en Roma, Italia, en el año 2004, el cual se dedica al encuentro entre artistas y profesionales de este medio audiovisual. En Montréal existen varios eventos como el MUTEK, creado en el año 2000, el cual presenta los trabajos de los VJs junto con sonidos experimentales. En el año 2003, se crea el festival Decibel, que tiene lugar anualmente en Seattle, EE.UU. 

Suiza también tiene su propio festival llamado Mapping Festival.

Gracias al VJing, podemos decir con firmeza que el video-arte no ha muerto. De hecho, con el desarrollo de la tecnología, están apareciendo nuevas tendencias visuales. 

Así pues, el arte visual ha seguido enriqueciendo nuestra experiencia sensorial en los otros medios, en especial el musical, y ha seguido transformándose y ha madurado tecnológicamente. 

 

 

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.

Síguenos en: